No es una tarea fácil mantener los toldos de lona como el primer día, pero te vamos a dar unos consejos para los cuidados y mantenimiento, así los podés tener limpios y en muy buen estado todo el año.

En DSantos aconsejamos a nuestros clientes hacer una revisión y limpieza de toldo anual, normalmente antes o después del verano (que es cuando más uso se le da) para que en caso de que surja algún deterioro, localizarlo a tiempo para que la gravedad del asunto no vaya a más. Basados en nuestros más de 40 años de experiencia, recomendamos hacerlo al inicio de la primavera.

La limpieza se realiza utilizando productos que todos tenemos a mano en casa, sólo hay que tener en cuenta unos pequeños tips de cuidado y tendrás que poner un poco de esfuerzo físico para ejecutar la limpieza de tu toldo de lona, sin la necesidad de comprar productos especiales.

Sólo vas a necesitar agua, desde una manguera en la que se pueda regular la presión sería lo ideal, y excepcionalmente un cepillo o un paño suave para frotar. Si tiene mucho polvo o suciedad acumulado y quieres tenerlo brillante para alguna ocasión, o si sólo quieres hacerle la limpieza anual, puedes comenzar con un enjuague general al toldo.

El agua, con presión de una manguera, es suficiente para eliminar el polvo y dejarlo como nuevo. En caso de que hayan puntos difíciles de sacar, puedes usar un paño, o un cepillo de cerdas muy suaves con jabón blanco para frotar con mucho cuidado sobre la superficie.

Una vez que está bien enjuagado, llega una de los pasos más importantes, el secado. Este punto se remarca ya que es muy importante que el toldo esté bien seco antes de enrollarlo, porque si se enrolla mojado, puede producirse moho en la superficie. Otro punto importante es no forzar el toldo al enrollarlo y verificar que nada lo obstruya, ya que eso puede dañar la lona.

Desde DSantos esperamos que con estos consejos de limpieza puedas mantener tus toldos como nuevos. Consultanos y te asesoraremos.